lunes, 1 de marzo de 2010

ILUSIONES

Estoy muerta. El panorama es desolador, nunca había tenido tanto frio en mi vida.
Sucedió sin imaginarlo siquiera.
Hoy en la mañana me desperté temprano como de costumbre, y como de costumbre desayuné, y como de costumbre tomé el autobús que me transportaba a la escuela.
No se ¿cómo ocurrió?, solo se que el cansancio de hacer precipitadamente la tarea la noche anterior, me obligó a dormirme en el transporte.
Todo es tan obscuro y tan frío, es como si me hubieran arrancado los ojos, y alguien, un ángel misericordioso me llevara por el camino correcto; comienzo a subir escaleras.
De pronto me vienen muchas ideas a la cabeza, nunca pensé que muerta pudiera sentir el frío, creía más probable conservar el sentido de la vista que el del tacto. Entonces, ¿Los ángeles pueden hacer el amor?
El frío comienza a desaparecer, ahora siento calor, un calor cada vez más intenso, de pronto me doy cuenta, no estoy subiendo escaleras, las estoy bajando. Creo que el perder el sentido de la vista me hizo perder el de la orientación.
Ahora recuerdo, no soy la persona que pensé. No me gusta desayunar, ni pararme temprano, tampoco estudio y nunca tomo el autobús… en realidad nunca fui una buena persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada